¿Desde cuándo?

Y dime porqué. Demasiadas gotas derraman las nubes ya, como para que me pongas ahora a llover.

Fue impreciso el instante, porque no fue un instante. Fueron cataratas y fue misticismo: fueron las ganas de ver tras este estúpido narcisismo.

Miope, maniatada. Me tienes encadenada a tus pasos torpes. Duele más cuando me quejo, duele menos si me dejo: duele sobre todo si me dejas
me retiras
me doblegas
me niegas un beso con la lengua hecha un nudo, el corazón protegido tras tu muro, hecho un ovillo en el puño que tantas veces golpeó con rabia o con amor mis entrañas y mi voluntad
de dejar
de estar
de vivir
de respirar.

No hay nada peor

Trastocas mis cables, enredas mis nervios, atas mis venas. Poco a poco, me garabateas, me erizas, me pintas con acuarelas.

Rompes todos mis dedos de tanto escribirte,
recitas mis versos mal, y yo ya no sé qué decirte,

Me insultas con piropos, me matas de amor y me ahogas en tu fuego
y no hay nada peor.

Soy un folio en blanco, ya me he dado cuenta.
Soy un folio en blanco y tengo pintores a mi izquierda y a mi derecha.

Lápices negros, rímmel corrido, dolor mordido y extravagante para llorarte
perderte
y volver a suplicarte.

1 de enero

Me he quedado obsoleta.
Feliz año, feliz mes, feliz día, feliz vida. Es estúpido desear.

Mi vida en este mundo acabó hace ya.
Pero este estúpido cuerpo se niega a desaparecer.

Maldito invierno

Hoy los árboles se han ahogado. Y yo con ellos. La niebla me ha apuñalado pero no he conseguido desangrarme.

El frío me ha cortado,
las nubes me han llovido
la gente me ha suicidado.

La sombra de los coches me ha atropellado, los semáforos ya no funcionan, metáfora de la vida.

Doler por doler,
maldito invierno.