Manifiesto en contra de la heteronomía moral y de mi propia estupidez, parte 1

No es demasiado horrible vivir a la intemperie de ti mismo. Quiero decir, conocerte y todo eso. ¿No os parece? Está bastante infravalorada la introspección, que realmente es lo único que nos diferencia de los animales. La conciencia de nuestra propia existencia parasitaria en este mundo que destrozamos. Sí, como lo leéis. Hoy me he dado cuenta de que estamos solos en este planeta. Ni “live together, die alone” ni nada. Nacemos solos, crecemos solos y morimos solos, simplemente hay gente que nos rodea, que nos coacciona, nos ayuda, nos daña, nos ‘forma’. Es difícil de asimilar, lo sé, pero es todo verdad. Sólo tenemos una vida y la gastamos sin alcanzar la autonomía moral, cosa bastante triste. ¿Queréis ser uno más? ¿Queréis vivir para los demás? ¿Depender de los demás? ¿De verdad? A mí me da tanta angustia la cotidianidad prefabricada que no puedo contemplar siquiera la posibilidad de llevar esa vida tan estructurada que nos venden y que nos acaba matando como individuos. ¿Estás solo? Basta de tanto drama. Folla, ríe, quiere, odia, pero no te regales. No regales tu existencia, que al fin y al cabo, es lo único que tenemos todos y que sólo nos es arrebatada en nuestro último cerrar de ojos.

Anuncios

Totalmente

Parece que fue ayer cuando empecé a dar tumbos de un lado para otro, cuando decidí dejarme llevar por la nada. Y es que siempre fui así, vagabunda de las emociones, pero qué se le va a hacer, otros nacen rebaño, que es bastante peor. Y más tarde me di a la lectura, sí, como quien empieza a drogarse; y me drogué, me drogué, no saben cuánto, una barbaridad. Escapé de la realidad, así, tal cual. Me creía libro, me creía princesa, me creí mil cosas y ahora… ahora qué. Ahora salgo y no hay nada, las calles son incoloras, es increíble esto, la gente también lo es. ¿Qué sentido le ven a todo? ¿Qué sentido le encuentran? Ir a tomar un café, salir un sábado, fumar, beber, follar. No lo entiendo. No hay magia si la capacidad intelectual es nula. Creen que son felices, insensatos animalillos, creen que existen. Pero no son nada. Y lo escribo negando con la cabeza, porque es la mayor verdad que dije nunca: No Son Nada. Y lo peor es que no lo quieren ser.

I hurt myself today

To see if I still feel.

I focus on the pain
The only thing that’s real
The needle tears a hole
The old familiar sting
Try to kill it all away
But I remember everything

Voy a dejar que tus labios cicatricen mis heridas,
voy a permanecer callada durante lo que me queda de vida.
Desángrame en tus brazos,
mátame con tus manos.
Quiero reducirme a cenizas,
quiero ser lo que tú me pidas.
Muérdeme. Ódiame. 
Make me feel alive ‘cos I’m already dead.

Vivir es tan fácil como morir

Me atrapa una esquizofrenia innombrable. Soy inconsciente de mis actos. Fumo por inocencia, soy una rebelde sin causa ni pausa. Me gusta ver el mundo del revés, soy un murciélago de pies a cabeza. He fabricado un nido con tu sangre, con tus entrañas, y es lo más parecido a un hogar que he tenido nunca. Hacía mucho tiempo que no me sentía tan segura. Soy yo la que decide cuando hacerte daño y decide no hacerlo nunca. Voy a explotar. Voy a morir. Voy a correrme en la boca de todos ustedes.
Voy a rectificar.
La histeria no se me da del todo mal.
Siempre supe que algún día encontraría mi lugar, pero nunca pensé que sería en tu entrepierna. Recórreme otra vez con tus orgasmos.
Felicítame por mi sonrisa cada día.
Me siento folclórica, hechizada, suicida, homicida, drogada, pesimista, fetichista, sexy y algo anonadada. ¿Y por qué? Porque vivir es tan fácil como morir. Sólo hay que dejarse llevar.
And I don’t have a gun…

Lo que nos separa

Lo que nos separa son simples palabras. Es el aire entre terrenos y el vuelo de mil especies. Lo que nos separa no es real. Son vías de tren y el beso de mil parejas. La incertidumbre, la inseguridad y todas las sonrisas. Lo que nos separa no es nada. Son 500 kilómetros y tus pantalones. Son los suspiros que no me puedes dedicar. Lo que nos separa somos nosotros, físicamente, cuerpos estúpidos poseedores de bellas mentes. Lo que nos separa es inútil, porque nada nos separa.
Es el miedo y la incredulidad. Lo grande que nos viene todo y las ganas de llorar. Lo que nos separa no existe, porque no existe nada más. Odio ajeno, millones de personas, wi-fi, Twitter, 3g, televisores en HD y todo lo que no ves. Lo que nos separa es el tiempo, el tic tac, las miradas de reojo al calendario, el 24, el 25, el 26, el 27 y todos los 28 de cada uno de los meses. Son las tiendas, es la sociedad, la compra-venta de cualquier moral estúpida, el perder la dignidad en cada bar. Los abrazos que no me puedes dar.
Lo que nos separa no es nada, porque nada nos separa.