¿Desde cuándo?

Y dime porqué. Demasiadas gotas derraman las nubes ya, como para que me pongas ahora a llover.

Fue impreciso el instante, porque no fue un instante. Fueron cataratas y fue misticismo: fueron las ganas de ver tras este estúpido narcisismo.

Miope, maniatada. Me tienes encadenada a tus pasos torpes. Duele más cuando me quejo, duele menos si me dejo: duele sobre todo si me dejas
me retiras
me doblegas
me niegas un beso con la lengua hecha un nudo, el corazón protegido tras tu muro, hecho un ovillo en el puño que tantas veces golpeó con rabia o con amor mis entrañas y mi voluntad
de dejar
de estar
de vivir
de respirar.

Anuncios

Manos débiles sobre teclado inerte

No fui sino ciega de amor y podrida por dentro, no más que tres pinceladas de rojo sobre mis lágrimas. No fui más que las ganas de ser el arte de tus manos y el dolor de los dos. Y aún así, sobrepasé con creces el límite de lo soportable por cualquier ser humano. Despedacé los días, poco a poco. Destrocé las noches derramando su negro sobre mi transparente. Pero y quién eres tú para entender y quién soy yo para explicar. Manos débiles sobre teclado inerte, palabras falsas sobre estúpido idioma. Y lienzo ahogando mi alma.

Las estrellas que antes ni aparecían, ahora ciegan y es por ti. Y no es ‘gracias a’, sino ‘culpa de’, porque yo ya no puedo ver.

tumblr_manx6wInF91qzjl9xo1_500

Deja que la violencia de nuestros silencios se lleve el aroma a ayer,

pero primero abrázame.

Inconsciente pero no del todo

Se deshicieron todos los pasos. Las cicatrices. Los abrazos.

Desgoteáronse todas las lágrimas, todos los vasos.

Y me desangré encima, toda entera, desde los ojos hasta las uñas de los pies.

Desde el ‘creo que empiezo a sentir algo’ hasta el ‘siempre te querré’.

Lo digo muy en serio, todo empezó a rebobinar. Calculé más o menos en cuánto tiempo, fueron tres eternidades nada más.

A veces desearía comprenderlo, pero ¡ts, ts, tsss! No me lo digas. Supongo que algún día lo descubriré.

Y serás el tendedero de esta amarga y envejecida piel.

‘Te quiero, just so you know’.

But just so you know, I never trust a happy song.

Para que recuerdes si sigo viva o no

Prefiero acariciar los versos inventados por las corrientes maltrechas de tus poros. Lo prefiero, a olvidar qué se siente en la puta realidad en la que viven todos los demás. Prefiero sentirme aislada en un mundo paralelo en el que interactúo con las translúcidas sombras de vuestros clones. En mi mundo, únicamente mío. Y asesinar a la noche cada día, como si existiera la mañana, como si no fuera muerte lo único que nos deparara.