La verdad

Hace tiempo que dejé de buscar ‘la verdad’. Lo cierto, lo permanente e indiscutible. Porque seamos realistas, la objetividad en este mundo no existe. No hay nada escrito y todo lo que hay escrito es por alguien con un cerebro propio e individual. Causamos estragos en la realidad al intentar describirla, ¿por qué nos morimos de ganas de tener todo encajonado, ordenadito, con sus etiquetas y sus descripciones? Quizá por miedo al caos, las consecuencias o simplemente por afán de omnisciencia.

Pero es gracioso, eh, graciosísimo, que nos creamos suficientemente inteligentes como para intentarlo. Quizá ‘la verdad’ existe. Pero y qué. Pero para qué. Ni nos afecta como tal ni la podemos definir. La única verdad que nos afecta, para bien o para mal, es la que creamos nosotros. Los ápices de nuestra vida que tintan lo indiscutible.

La mierda con la que pringamos todo poniéndole nombre y apellidos para que tenga algo de sentido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s