Cambios de temperatura

Me trenzó el pelo y las lágrimas, descubrí los lagos de su alma. Escribí por primera vez con pluma, en su espalda. Me aterrorizó el frío de sus pupilas, el calor de sus manos, sus estanterías vacías.

Los libros por el suelo.
Y yo con ellos.

Sin mantas que nos arropen, sólo poesía palpitante.
Dentro.
Muy dentro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s