300 horas sin respirar

Me da por escribir cuando no tengo nada. Cuando no tengo ni palabras. Me da por escribir cuando estoy casi ahogada. Y ahora qué, diréis, ahora escribo con mis labios pegados a la fría pared, y con las uñas bien pintadas rasgando unos cojines del todo a cien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s