Es doloroso el amanecer, pero cicatriza a las diez de la mañana

El frío en los huesos, las bufandas, el anhelo. El invierno se ha estrellado con fuerza en mi alma, y hace que supure emociones.

Los escalofríos, los besos bajo sábanas. El Sol doloroso si vas de cara, la rapidez de la vida cotidiana. Los cigarrillos que pasan cerca de mí, las nubes que chocan contra los carteles del metro y… y tú. Los ojos que te encuentras, azules como la angustia existencial, dedos pasando páginas en un libro cuyo título no logro atisbar. El amor en movimiento, con frío, mucho frío, con muchas capas de abrigo tocándome y las mejillas sonrojadas por la calefacción. Duele más que mil puñaladas, el amor que dura un segundo, el amor que no es amor, porque sólo me enamoré de unos labios leyendo unas líneas, de unas manos pasando unas páginas y unos ojos absortos en un mundo irreal que sólo ellos conocen. Amor que no es amor, porque el amor real no existe si los ojos a los que miras no te devuelven la mirada.Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s