Todo sobre su piel

Peco y peco entre tus pecas, pero sólo si tú me dejas. Me cobijo en el terciopelo de la amarga soledad, edulcorada por tus brazos en mis hombros y tus pupilas en mis entrañas. Atormentas cada mañana mi cama, nuestra cama, entre rayos y huracanes y mis ojos, muy brillantes, cuando me sonríes. Sonríes, y soy tuya. No hay más.

Es que hasta las nubes se paran para vernos volar.

Porque no hay más.

Y me haces cosquillas y provocas el rubor que tanto te gusta de mis mejillas. Y me besas, y me callo. Y pasamos a ser cielo en vez de ser pájaros.

Matas muy bien para lo mal que mientes. Me conviertes fácilmente en presa y luego descubro que nunca hubo poesía para mí. Pero no importa, porque la llevas toda escrita en tus poros, o al menos a eso saben.

Y luego, ya si eso en otra eternidad, hablo de otra parte de ti, que ya podría publicar un libro titulado ‘Tu piel’.

Anuncios

Un pensamiento en “Todo sobre su piel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s