Desaparéceme

Destrúyeme, devástame, desbarátame, derríbame, desmoróname, deshazme, destrózame, derrótame, aniquílame, abáteme, arróllame, desintégrame, pulverízame, desmantélame, mátame. Ámame.

Y recuerda siempre acercar tu pecho a mí, que pueda oírte latir, que recuerde que eres humano, que recuerde que aún lates por mí.

Me erizó entera, durante toda una vida, dejé de respirar y de sonreír por si me veía. Tras cada esquina podía encontrar su aroma, tras cada cama me inventaba su mirada. Me deshice entre sábanas y lágrimas y qué más da si ya no hay más. No hubo guerras de almohadas, ni desayunos frustrados por no poderle comer. No hubo gestos rotos por sonrisas descamisadas ni andares envidiados por esos ojos cristalinos. Pero no importa. Me dí la vuelta tan pronto como me di cuenta. Corrí y corrí, y eso que iba en tacones, corrí hacia ti bajo la lluvia huyendo de un futuro erróneo casi comenzado. Se me rompió un tacón. Llegué, me acogiste bajo la oscuridad que te gobierna y la tristeza que te caracteriza. Se me rompió el corazón. Y el alma en mil pedazos, y todas mis excusas, y mis armas, y mi escaparate y mi coraza. Todas las cosas que había ido creando para poder romper el hechizo que crean los abrazos de verdad.

Y ahora qué.

Y ahora qué hago cuando no me los quieres dar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s