Ciega y huída

Estoy ciega. Como un pequeño animal al que han apuñalado en los ojos, dejando que se vaya, gritando de dolor. Con su rastro de sangre adornando la escena.

Estoy ciega y no es porque naciera así.

A veces se me ocurre mirar muy dentro de mí. Allí donde mi alma mete toda la mierda rápidamente con la escoba para que yo no la vea. Parece ser que lo lleva haciendo durante toda mi vida y ahora apesta a realidad. Está muy oscuro, está tan oscuro que no se puede ver. Pero puedes palpar mis vísceras, y esas cosas que pinchan creo que son mis miedos; lo viscoso es el amor, supongo; y eso tan suave de allí, es la libertad que nunca encuentro.

Te lo has llevado todo, te lo has llevado todo para permanecer aquí.

Te lo has llevado todo y ya no queda nada [bueno] dentro de mí.

Anuncios

2 pensamientos en “Ciega y huída

  1. Impecable como siempre, tenía mucho rato de no leer nada tuyo. Aunque algunos escritos no estén muy trabajados, en verdad que sabes hacerla… Simplemente INSPIRACIÓN!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s