Manifiesto en contra de la heteronomía moral y de mi propia estupidez, parte 1

No es demasiado horrible vivir a la intemperie de ti mismo. Quiero decir, conocerte y todo eso. ¿No os parece? Está bastante infravalorada la introspección, que realmente es lo único que nos diferencia de los animales. La conciencia de nuestra propia existencia parasitaria en este mundo que destrozamos. Sí, como lo leéis. Hoy me he dado cuenta de que estamos solos en este planeta. Ni “live together, die alone” ni nada. Nacemos solos, crecemos solos y morimos solos, simplemente hay gente que nos rodea, que nos coacciona, nos ayuda, nos daña, nos ‘forma’. Es difícil de asimilar, lo sé, pero es todo verdad. Sólo tenemos una vida y la gastamos sin alcanzar la autonomía moral, cosa bastante triste. ¿Queréis ser uno más? ¿Queréis vivir para los demás? ¿Depender de los demás? ¿De verdad? A mí me da tanta angustia la cotidianidad prefabricada que no puedo contemplar siquiera la posibilidad de llevar esa vida tan estructurada que nos venden y que nos acaba matando como individuos. ¿Estás solo? Basta de tanto drama. Folla, ríe, quiere, odia, pero no te regales. No regales tu existencia, que al fin y al cabo, es lo único que tenemos todos y que sólo nos es arrebatada en nuestro último cerrar de ojos.

Anuncios

10 pensamientos en “Manifiesto en contra de la heteronomía moral y de mi propia estupidez, parte 1

  1. Cierto. Yo creo que para saber vivir hay que saber vivir solo, para que cuando los demás no estén no se nos caiga el mundo, lo cual sería bastante coherente.

  2. Al final lo mas autónomos que podemos ser, moralmente hablando, está condicionado por la realidad y por que hay realmente en ella. Si nos ponemos estrictos Hitler era moralmente autónomo, sin embargo sus autónomas ideas no hicieron bien a nadie.

    Hay que saber conseguir un equilibrio entre la pura autonomía moral y la convivencia con otras personas… Al fin y al cabo, no queremos que La Naúsea se ponga las botas con nosotros, ¿no?

    • En mi pequeño manifiesto no me refiero a autonomía moral en cuanto a diferenciación u originalidad de pensamiento, que podría ser, sino a control sobre uno mismo y las influencias externas. Es decir, ser uno mismo sin intentar complacer al prójimo por simple dependencia. El equilibrio en el caso que dices es obviamente necesario, mi libertad acaba donde empieza la tuya, eso siempre. Yo hablo de algo menos social y más interno en este caso.

      • Y en que grado es eso coherente con el hecho de publicar en un marco interactivo? Es decir, no es ese el drama del hombre cibernético, lidiar entre la relacion y la independencia, entre la autonomia moral y la voluntad de influir en el entorno? Cómo desligas la parte afectiva que te une a tus párrafos de la reaccion que esperas en el lector? Drama inevitable desde el momento en que tus palabras quieren escapar de tu libreta para convertirse sin quererlo en pornografia “like it”. Felicidades, eres muy guapa.

        • Lo que dices no tiene sentido. Que me satisfaga mi hambre como escritora el hecho de que a mis lectores les guste lo que escribo es completamente superficial. Cuando yo me pongo delante del papel, no pienso en la reacción, no estoy vendiendo un producto, estoy compartiendo unos pensamientos que, exceptuando esta entrada y un par más, son prácticamente ininteligibles para alguien que no esté dentro de mi mente. ¿Felicidades por ser guapa? Dáselas a mis padres.

          • Lo tiene. Comprendo que lo ininteligible ha sido mi comentario anterior. Lo que quería transmitir es que la interacción, guste o no, influye en los comportamientos futuros. A diferentes grados y niveles, este y otros comentarios van a influir en ti y en algunas de tus próximas palabras. Quién sabe a qué nivel, pero lo estan haciendo ahora mismo, ya sea de forma consciente o inconsciente. Así, en este contexto, perseguir la autonomía moral se convierte en un reto platónico, como el del amor perfecto. Todos los imposibles tienen un componente melancólico, y esto parece que nos encanta y de una forma bastante coherente abusamos de ello. Cierto, la poesía es abuso, pero Dios, no es el Mundo enorme?

            Así, aceptando que construimos nuestra realidad de manera subjetiva, por qué demonios no lo hacemos de una forma más divertida? Simplemente porque últimamente nos gusta sentirnos melancólicos. Lo que no llegamos a comprender es que la Melancolía es un producto de consumo masivo (inconsciente) en las sociedades occidentales, sobretodo acentuado desde que se inventó el Daguerrotipo. Y nosotros, como buenos aprehendedores, reproducimos en nuestro mundo subjetivo aquello que nos influencia, pero con reservas. Normalmente nos mantenemos en el límite seguro de nuestra invención, lo cual hace pensar que el aprendizaje es más consciente de lo que nuestro egoismo nos permite reconocer.

            Hablemos de extremos; Suicidarse no suele ser valiente, suele ser coherente con la situación que a uno se le plantea en su mundo subjetivo. Y el mundo subjetivo del melancólico necesita los extremos. Uno no se suicida si no ha agotado todas las otras formas extremas de sentir a las que dedicas tus escritos (amar, odiar, follar, reir) o si no ha perdido el acceso a ellas. Pero finalmente y sobretodo uno se suicida porque se da cuenta de que no se puede vivir durante tanto tiempo en los extremos, porque nadie le ha enseñado a respirar la paz. Esa es la trampa de la Melancolía, empezar a jugar con ella porque nos activa emocionalmente para terminar creyendo que no hay salida, más cuando uno cree que los “otros” se conforman con algo totalmente inaceptable. Pero la realidad (mi realidad) es que el Melancólico es tan “producto” como el Consumidor Pasivo. Posiblemente el primero es capaz de detectar de algún modo que algo en el entorno no va bien, pero tampoco consigue descifrar nada de forma clara, puesto que dedica su vida y su creatividad a “Pasados” e “Imposibles” (algo muy poco ecológico) que lo distraen de su capacidad.

            El atractivo de la melancolía es traicionero. El de tu rostro no lo parece. De ahí mi comentario anterior.

            Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s