Nothing ever changes

Es curioso el vacío. La angustia que te doblega el alma, aún cuando no hay nada que doblegar. Puede que todo sea, al fin y al cabo, una lucha eterna por la auténtica (y única) percepción de la utopía. Lo irreal, lo perfecto, eso a lo que nunca llegamos. Aspiramos a nada, suspiramos por todo. Caemos en la inevitable evidencia de la fragilidad e inutilidad de nuestra existencia. A veces, sólo a ratos, sólo cuando estamos completamente perdidos o intentando perdernos. Es entonces cuando nos damos cuenta de que no existen las horas perdidas, los minutos vacíos, ni siquiera la verdadera soledad; que somos nosotros. Que somos dolor. Estamos destinados a caer en una maldita espiral de preguntas sin respuesta mientras vivimos, minuto a minuto, una vida normal, como la de cualquier estúpido animal.
Always stays the same
Nothing ever changes
English summer rain
Seems to last for ages
I’m in the basement
You’re in the sky
I’m in the basement baby, drop on by
Hold your breath and count to ten
Fall apart
And start again
Start again
Start again
Start again
And I can’t sleep, without your breathing, 
and I can’t breathe each time you’re leaving… 
And I’ll pray you won’t stay away… 
That you’ll come back to me someday.

Más Placebo en vena o córtamelas.
Anuncios

Un pensamiento en “Nothing ever changes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s