A pain that I’m used to

He fabricado más de mil sentimientos, fingiendo que son verdad, grabándolos a fuego en mi soledad. Quiero creer que algún día todo va a cambiar. Que la nebulosa negra que me persigue se dispersará tarde o temprano. Porque hay ciertas cosas que no puedo soportar…
Y bien es verdad, que llevo tiempo acostumbrada a que mis manos redacten todo el dolor que yo no puedo soportar. Y bien es verdad, que me retiro del campo de batalla siempre mucho antes de luchar.
No quiero pensar que todos mis días van a transcurrir igual. He de mejorar. Pero en esta carretera desierta soy yo la única conductora, y ando perdida, sumida en la más profunda ingenuidad.
Al levantar la mirada, el mundo tiembla, y me duelen las piernas. Al abrir los ojos, el mundo me ciega, y se me parten las venas. Al intentar andar, mi cuerpo me implora, mi piel llora, mi alma… mi alma ya está rota.
¿Cuántos días sin rozar aquel veneno han de pasar? ¿Cuánta vida voy a perder? ¿Cuánto tiempo? ¿Cuántas sonrisas? ¿Cuánto dolor seré capaz de…

Y no te atrevas a mirarme, no así.
Anuncios

3 pensamientos en “A pain that I’m used to

  1. Y sin embargo ese transito se llama vida, y al final dominaras el dolor, y el sufrimiento , y nada te hará daño excepto lo que tú dejes que te haga daño. Ánimo, es sólo la vida misma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s